El segundo día visitamos el Palacio Imperial de Kyoto, el templo Ryouanji y Kinkakuji, el pabellón dorado.

El Palacio Imperial de Kyoto merece la pena visitarlo. El único inconveniente es que hay que reservar la visita guiada por internet, con cierta antelación. Se puede pedir el guía en inglés o en japonés.

El templo de Ryouanji es famoso por su jardín zen, cuyas piedras están dispuestas de tal manera, que es imposible verlas todas de una sola vez, por mucho que lo intentes. Es uno de los templos más importantes de esta rama del budismo.

El pabellón de oro, muy cerca del Ryouanji, es quizás el monumento más bello de Kyoto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: